Etiqueta: dibujos animados

Historietas controvertidas en los cómics

comics

Precisamente los cómics son una forma de expresión que permiten que el artista se exprese prácticamente sin limitaciones y pueden llegar a crear o inventar mundos con los que nos sentimos muy identificados: Superhéroes, ciudades futuristas inimaginables, poderes sobrenaturales y un largo etcétera. Por este motivo hoy queremos abordar los cómics orientados al público homosexual y me consta que en España hay unos grandes ilustradores que hacen un trabajo magnifico.

Lo que no entiendo es por qué la mayoría de estos cómics centran su argumento en contenido xxx gay, yo creo que deberían abordar la homosexualidad desde otro punto de vista y aunque está claro que el sexo es de las cosas más rentables que hay en la industria actual, quizás si se normalizaran las historietas gays cierta parte de la sociedad que aún está anticuada vería con otros ojos a los homosexuales.

De momento yo creo que los dibujantes deberían empezar a ganarse a los jovencitos adictos a los cómics puesto que la educación parte de la juventud y en lugar de darles literalmente pornografía en este sentido, podrían orientarlo a cosas cotidianas del día a día. Yo creo que no hay que mezclar cosas y este tipo de contenido x pueden encontrarlo perfectamente en cualquiera de las miles de webs tube que hay online.

Hay mil maneras de ofrecer al púbico personajes gays morbosos sin necesidad de recurrir al porno y ojo, que yo no tengo nada en contra de él y de hecho lo consumo casi a diario, pero como apasionado de los cómics y los dibujos animados no me gusta que se desvirtúe este terreno. Supongo que me entendéis perfectamente y más los que lleváis muchos años dedicándoos a esto.

La foto que da pie a este post resume perfectamente lo que os quiero decir y es, por ejemplo, que un montón de personajes del cómic conocidos presencian el enlace de una pareja de chicos con toda la naturalidad del mundo, quizá estas escenas sean un poco exhibicionistas y eso también me da mucha rabia porque no es necesario hacer alarde de tu condición sexual, pero qué duda cabe que hace falta modernizarse en este sentido y darle al público algo nuevo y fresco con lo que se puedan identificar sin necesidad de rozar lo burdo.

 

Una breve historia del cómic

En su forma más simple, un cómic es una serie de palabras y también de imágenes que se presentan de una forma secuencial para formar una narrativa que pueden o bien no tener sentido del humor (McCloud mil novecientos noventa y tres). Los cómics son originarios de los Estados Unidos a finales de mil ochocientos, el cómic contiene habitualmente un lenguaje rutinario, un argot y lenguaje, como el color y un complejo juego entre texto y también imagen, todo sirve para una finalidad terapéutica, explicativa, y comercial en la cultura americana. De forma tradicional ocupando los márgenes de la cultura pop, el cómic es realmente un texto histórico muy valioso que comenta sobre de qué manera los jóvenes y adultos por igual se identifican con los temas culturales y políticos del momento. Como tal, un cómic es más que una serie de palabras y también imágenes con relevancia cultural marginal. En verdad, dado su papel cultural y comercial es tan complejo, una definición de “cómic” es una amalgama de debates teóricos sobre la secuencia, la narrativa, la imagen, el texto, el género, y el arte, así como su relación con otros géneros, como la literatura para los más jóvenes ( Meskin dos mil siete). Cuando menos, los cómics pueden ser vistos a resultas de las presiones de los artistas y los usuarios, como por las fuerzas históricas que actúan en los dos conjuntos. Más que una forma de entretenimiento para los jóvenes, los cómics son una forma de arte seria y compleja que tanto se nutre y crea fórmulas culturales y construcciones históricas.

Desde la década de mil novecientos sesenta, la industria del cómic ha sido dominada por los 2 primordiales editores de libros de superhéroes Marvel y los Cómics de detectives. El nombre oficial de DC a lo largo de prácticamente cincuenta años fue la publicación nacional de periódico; Marvel se conoce como Timely Comics desde mil novecientos treinta y nueve a mil novecientos cincuenta, y después como Atlas Comics a lo largo de una gran parte de la década de mil novecientos cincuenta. Muchos entusiastas de los cómics acostumbran a emplear el término de “edad” para distinguir periodos de la historia del cómic que comparten inquietudes, técnicas de narración, estrategias de marketing, estilos de arte, la escritura, y el enfoque de Género convencional (Coogan dos mil seis). Estas edades aproximadamente se pueden distinguir como la edad de oro (mil novecientos treinta y ocho-mil novecientos cincuenta y seis), la de Plata (mil novecientos cincuenta y seis-mil novecientos setenta y uno), la de bronce (mil novecientos setenta y uno-mil novecientos ochenta), la de hierro (mil novecientos ochenta-mil novecientos ochenta y siete) y finalmente la moderna (mil novecientos ochenta y siete-presente).